Lunes 26 de Junio de 2017 -

Secciones Opciones
Contacto
Sociedad
Miércoles 15 de Marzo de 2017

El Padre Pepe ofreció misa en Puerto Argentino, Islas Malvinas

Por primera vez en la historia, un cura villero dio misa en las Islas Malvinas.

El Padre Pepe  ofició la ceremonia en la iglesia de Puerto Argentino. La delegación de la Comisión Provincial de la Memoria (CPM) estuvo presente con Adolfo Pérez Esquivel a la cabeza, Nora Cortiñas y el resto de los integrantes.

La misa se inició con la entonación de estrofas de sólo le pido a Dios de León Gieco. Además acompañaron otros argentinos que se encuentran visitando las Islas y un grupo de ex combatientes. Di Paola, quien también integra la delegación, concelebró la misa junto al sacerdote local.

Al momento de las intenciones, el padre pidió a los presentes que de manera espontánea expresaran sus sentimientos. Cortiñas, por su parte, pidió por justicia mientras que Pérez Esquivel abogó por por encontrar un camino que permita superar el conflicto.

Luego el padre bendijo una imagen de la Virgen del Carmen que trajeron ex combatientes de Cañuelas. "Lo importante es que pudimos compartir la misa con la feligresía católica local, para rezar por todos y encontrarnos también con otros argentinos que han venido. Es un buen inicio para este camino de diálogo. Apostar a este camino significa paciencia, comprender y escuchar mucho pero reafirmar nuestra convicción de saber que estamos pisando una tierra argentina", dijo el padre Pepe.

"Pensé en los chicos caídos, en los padres lejos de sus chicos. Pensé que muchos fueron maltratados por los militares genocidas argentinos, y también fueron arrojados al mar, al río, en tumbas desconocidas y que esos padres tampoco saben dónde están las tumbas de sus hijos", dijo Cortiñas, en relación a las 123 tumbas del cementerio de Darwin que permanecen sin identificar.

Entre otras actividades, la comitiva visitará el cementerio de Darwin para honrar a los caídos argentinos, así como el de San Carlos, donde yacen los soldados británicos muertos durante la guerra de 1982.

Miembros de la delegación contaron que el recibimiento en las islas fue muy bueno en general, aunque con algunas resistencias de parte de algunos comerciantes que colgaron carteles rechazando la visita.